Alemania

BIOGRAFÍA

En una de las cartas que Ataúlfo escribe a Juanita, fechada el 27 de abril de 1941, le cuenta lo siguiente: “El viaje ha sido maravilloso. Por mi parte, como si todos los días estuviese subiendo a un avión. Al llegar a casa, Wolf me dio una noticia que casi me hizo desmayar de alegría: en la primera semana de julio tengo un concierto con un programa germano-español; solamente he de tocar la parte española”.

Ataúlfo se instala en Postdam, en las afueras de Berlín y se empapa del rigor germano, del orden en el estudio, de la musicalidad que lo envuelve todo.

No sólo puede estudiar sino que se le ofrece la oportunidad de dar algunos conciertos. Así el que dio en los festivales de Bad-Elster el 13 de julio de 1941, con la presencia de personalidades de la música española: Cubiles, Espinós, Sopeña…

El 22 de julio de 1941 nace su segunda hija, Margarita. Ataúlfo tardó diez meses en conocerla.

Siguen los conciertos, actúa en la radio, y dirige al frente de la orquesta de Radio Berlín. Ahora no sólo le apoya Winfried Wolf. Carl Schuricht y Franz von Hoesslin son sus maestros en la dirección de orquesta. Entre el prestigioso director alemán Carl Schuricht y el joven pianista castreño, surge rápidamente una fuerte corriente de amistad y admiración que se iría agrandando con el tiempo.

En una carta a Juanita fechada el 9 de febrero de 1942 podemos leer: <<“Un lleno total”. “No hay billetes”. El cartelito por primera vez en un concierto público mío… El público entusiasmado, hasta el extremo de que tuve que tocar cinco propinas, las dos últimas con el público rodeándome en el mismo escenario. Si las críticas responden al entusiasmo, mi carrera está asegurada. Todos estos meses de sacrificio no han sido en balde>>.

Queda vacante un puesto de catedrático de piano en el conservatorio de Kassel, y gracias  al prestigio que en unos pocos meses ha alcanzado Ataúlfo como pianista puede ocupar dicha plaza. Por fin Juanita y las niñas, Ana María y Margarita, podrán reunirse con él.

En ese año de 1942, tras año y medio de separación, Juanita y Ataúlfo se reúnen de nuevo. Vivirán en Wolfsanger una etapa de felicidad y esperanza.

La guerra está tomando una gran virulencia, pero los conciertos se intentan seguir celebrando. Argenta se inscribe en un curso de dirección en la ciudad de Münster. El curso no llega ni a comenzar. Poco antes de ello, un bombardeo destruye gran parte de la ciudad el 3 de octubre de 1943. Más de 25.000 personas murieron esa noche en aquel ataque aéreo. Se trasladan a Spangenberg. Argenta se mueve como un loco para conseguir el máximo de conciertos. Tiene que sacar todo el dinero que pueda antes de volver a España. Logra así dar doce conciertos en diferentes lugares de Alemania.

Al concluir el último recital que daría Argenta en Alemania, estaba previsto que la familia partiera en tren hacia París. Juanita le estaría esperando con las niñas en la estación. Cuando el concierto está a punto de concluir, suena la alarma. A la salida, la circulación está interrumpida y la gente corre atropelladamente en busca de refugio. Argenta llega con retraso a la estación, y el tren hacia París había partido llevando a su mujer (embarazada de cinco meses) y a las niñas. Juanita no lleva dinero y no sabe nada de Ataúlfo. Al llegar a París subsiste de la caridad pública en la estación.

Al día siguiente, todavía con su reluciente frac puesto, Ataúlfo se baja de un tren de mercancías y se encuentra con la sorpresa de ver allí, en el andén de la estación, a su mujer y las niñas sentadas en un banco. Juntos, por fin, abandonan el infierno de la guerra en Alemania regresando a España el 6 de diciembre de 1943.


DIRECTOR UNIVERSAL

Durante la estancia de Argenta en Alemania ha sido creada la Orquesta Nacional, de la que el 7 de mayo de 1943 se nombra director titular a Bartolomé Pérez Casas, un gran músico que cuenta ya 70 años. Las oportunidades para cualquier músico son mayores que en 1939 y Argenta tiene esperanzas…

Siguiente

CARRERA Y PROYECTOS

Al terminar la guerra, Argenta inició sus conciertos de la mano del empresario Julián Uceda. El 30 de noviembre de 1939, acepta el puesto de pianista que le ofrece el maestro Jacinto Guerrero en el Teatro Coliseum de Madrid. Tiene que tocar junto con una pequeña orquesta…

Anterior