Madrid - Bélgica - Madrid

BIOGRAFÍA

En el Conservatorio de Madrid realizará todos sus estudios. Ataúlfo se examina por libre de todo el solfeo, de cuatro años de piano y tres de violín. En violín obtiene aprobado y en piano sobresaliente. Se matricula oficialmente y comienza ese año sus estudios de quinto de piano, cuarto de violín, primero de Armonía, primero y segundo de acompañamiento de piano, e Historia y Estética de la música. Su profesor favorito, el que le ayuda más en su carrera, es Fernández Alberdi, quien supo ver en el espigado muchacho cántabro una fuerte musicalidad. Siempre recordaría con gratitud Argenta los desvelos de Alberdi hacia él.

En el Conservatorio hará muy buenos amigos, como Enrique Casal Chapí, Emilio Lehnberg, Ricardo Vivó, Remedios de la Peña, Nin Culmell, José Muñoz Molleda, Roberto Pla, Gallego Marquina, Moreno Bascuñana o Eduardo Hernández Asiaín.

El 1 de junio de 1928 ingresa como tenor en la Masa Coral de Madrid, donde pese a sus pocos años se convierte en ayudante del maestro Benedito, y es en ella donde un día de mayo del año siguiente conoce a Juanita Pallares. Ella, un año mayor que Ataúlfo (que sólo tiene quince) hace el resto de su carrera musical junto a él. En el libro de actas de los primeros premios del Conservatorio de Madrid figuran seguidos, sin ningún otro nombre intermedio, los de Ataúlfo Argenta y Juanita Pallares. Es como un presagio, el amor entre ambos les unirá siempre.

Hasta 1929 había obtenido sobresalientes en piano, acompañamiento y música de cámara y en 1930, año final de su carrera de piano, obtiene el premio extraordinario, y en armonía sobresaliente.

Los escasos ingresos de la familia se ven incrementados por los esporádicos que aporta Ataúlfo al cantar en el Coro de la Catedral y en otros templos, y poco a poco se va creando una fama de músico con buenas condiciones.

En 1930, cuando Ataúlfo cuenta 17 años de edad, se convoca un premio de piano en el que el ganador recibirá un piano de cola que la cantante Cristina Nilsson ha donado. Argenta decide presentarse.

Es enero de 1931 y faltan unos pocos días para el ansiado premio. De pronto, bruscamente, muere su padre. Y aunque no sea fácil concentrarse en las partituras con aquel profundo dolor, el joven se vuelca en los estudios. El tribunal presidido por Arbós concede el premio a Ataúlfo. Argenta piensa en la situación precaria de su madre y hermana Elena, ambas costureras, y decide sin pensarlo dos veces vender el piano. Tiene que ponerse a trabajar y consigue una plaza de auxiliar en la misma oficina donde había trabajado su padre, y al mismo tiempo sigue con el piano. Los fines de semana toca en los merenderos de Cuatro Caminos o de La Bombilla. Pero esta situación no es la mejor para  su carrera musical. Su hermanastra Concha (hija del primer matrimonio de su padre) vive en Lieja, donde su marido posee un modesto hotel. Ofrecen alojamiento para Ataúlfo y los suyos. De esta forma podría estudiar en el Conservatorio de esa ciudad belga. Ya en Lieja, Argenta estudia virtuosismo con Jean du Chastain y composición con Armand Marsik. Pero Argenta no termina de encontrarse a gusto en Bélgica y la familia decide adelantar su vuelta a España; eso sí, con la intención de volver una vez conseguida alguna beca que les permita vivir algo más desahogadamente.

Estamos ya en 1932. De nuevo reanuda su vida madrileña, sus paseos con su novia Juanita, el reencuentro con sus amigos, y el conservatorio, donde se matricula en primero de composición con Conrado del Campo. En busca de ingresos actúa con orquestinas de baile; en Cuatro Vientos, en el Casino de Los Molinos, Palma de Mallorca, en Cercedilla. Argenta dirige una orquesta estudiantil. Tiene veinte años y es la primera vez que va a dirigir una orquesta.

Hace música de cámara con los amigos, acompaña por un módico precio a cuantos se presentan a concursos y premios en el Conservatorio, actúa de maestro interno en la temporada de ópera, que en 1935 reúne en el Calderón a un equipo artístico tan relevante como el encabezado por Rossetta Pampanini, Lauri Volpi, Franceschi y Miguel Fleta.


LA GUERRA

El 11 de julio de 1936 Ataúlfo Argenta, con otros instrumentistas, parte para Mondariz, en cuyo balneario pensaba actuar dos meses de verano. Allí tocan pequeñas suites, selecciones líricas, fantasías, intermedios que amenizan las horas de los conciertos, y el obligado y discreto grupo de piezas bailables….

Siguiente

PRIMEROS AÑOS

En la ciudad costera de Castro Urdiales, en Cantabria, en el piso tercero de la calle José María Pereda, número 5, vive el matrimonio formado por Juan Martín de Argenta y Laura Maza, él jefe de estación de ferrocarril de vía estrecha que unía Castro Urdiales con Traslaviña y ella, costurera….

Anterior