ANA MARÍA IRIARTE
Mezzosoprano

“Era una magnífica batuta desde todo punto de vista. No sólo por su modo de dirigir zarzuela, o a Falla. También por cómo hacía Brahms…”

“Llegaba al Monumental para grabar las zarzuelas que a lo mejor se había mirado un poco en casa -y que tal vez no había oído, como me pasaba a mí, porque en aquella época no había tradición zarzuelística- y se ponía a dirigir ¿Cómo las interpretaba? No lo sé: por pura intuición. De repente, acometía un chotis o un pasodoble, y lo hacía con un brío, una gracia, que parecía haber pasado toda su vida en Lavapiés. Yo me preguntaba si se trataba de la misma persona que dirigía Beethoven, Strauss o Berlioz”.

Scherzo. “Testimonios”. Juan Antonio Llorente
nº 226 – Enero 2008

TERESA BERGANZA
Mezzosoprano

“el artista, el artista, el artista… y el músico. Era genial. Desgraciadamente, se fue. Si no, en pocos años habría sido otro Karajan, aunque más apasionado que él: como un Solti. Uno de los grandes. Si bien vivíamos unos momentos malos en España, cuando salía fuera, siempre triunfaba. En París se lo comían, porque era todo: un gran músico, un artista impresionante, con un gesto precioso dirigiendo. Trabajé mucho con él haciendo cosas muy bonitas, algunas de las cuales han quedado grabadas. Como espectadora le oí dirigir Beethoven y era genial. Pero con Brahms, era increíblemente maravilloso. Conseguía una calidad de sonidos que muy pocos han podido obtener. Además, era un hombre divertidísimo, que nunca te hacía la vida imposible…”

Scherzo. “Testimonios”. Juan Antonio Llorente
nº 226 – Enero 2008

INÉS RIVADENEIRA
Mezzosoprano

“De la calidad artística de Ataúlfo Argenta no puedo decir sino lo que es público y notorio: que ha sido uno de los directores de orquesta más importantes y prestigiosos del mundo…”

“Si su calidad artística fue grande, aún se veía superada por su calidad humana. Era un hombre afable, bondadoso y paciente… Era un maestro colaborador y solidario.”

“Guardo un imborrable recuerdo de Ataúlfo Argenta y por eso está siempre sobre mi piano, al lado de mi madre, mi marido… y mi hijo, su ahijado. Frente a ellos paso la mayor parte de las horas de mi vida”.

Revista Cavatina, Asociación Galega da Lírica “Teresa Berganza” de Santiago de Compostela (Nº. 14)

Sergiu Celibidache

Director de Orquesta

«Ataúlfo Argenta fue un director de orquesta al que tuve la oportunidad de ver y al que admiré de verdad por su forma de concebir la dirección, aunque fue una pena que muriera tan joven».

Sergiu Celibidache, Residencia de Estudiantes de Madrid (abril 1994)

Ernest Ansermet

Director y creador de la Orquesta Suisse Romande

“Para el mes de febrero pienso ir a Madrid. Con Argenta. Es mi gran colaborador. Ahora mismo trabajamos juntos en la “biaudición”, música grabada para dos oídos. Se trabaja bien con el compatriota de ustedes. Por nosotros no saldría de Suiza. Porque a mí alguien habrá de sustituirme, ¿y quién mejor que él, si lo adoran mis músicos?”

“Es Ataúlfo Argenta uno de los mejores directores jóvenes. Probablemente, el mejor de cuantos han surgido en su generación…”

Antonio D. Olano (Pueblo – 22 de enero de 1958)

Manuel Ausensi

 El gran barítono de la zarzuela española

«Grabé noventa y tres zarzuelas -recordaba Ausensi-, algunas que mucha gente ni conoce. Y surgieron de una manera muy curiosa. Hicimos con Ataúlfo Argenta unas representaciones en el Teatro Español de «La verbena de La Paloma», dirigida escénicamente por Cayetano Luca de Tena. En principio estaban previstos tres días, pero estuvimos cerca de una semana. Y después fuimos a San Sebastián, Biarritz, Vitoria y Bilbao, con un éxito extraordinario. En San Sebastián estaba la casa de discos Columbia, y sus responsables vieron que aquello era un filón, así que propusieron a Argenta empezar a grabar zarzuelas. Y así empezamos».

Julio Bravo (ABC. 2-9-2005)

Alejo Carpentier

Escritor

“Quien haya escuchado La verbena de la Paloma, bajo la dirección de Argenta, podrá aceptar difícilmente otra versión”. Termina diciendo: “Argenta ha realizado con esa partitura algo semejante a lo que lograron antaño los Keiber y los Clemens Krauss con los valses de Johann Strauss”

El Nacional, (Caracas, 1956)

“Una gran esperanza artística queda frustrada con la muerte de Ataulfo Argenta”

 El Nacional, (Caracas, 1958)

Oscar Esplá

Compositor y Académico

“Argenta disfrutaba de una soberbia personalidad, de una independencia que le permitía dejar escapar libremente sus impulsos nativos sin perjuicio de penetrarse de sentido íntimo, esencial, de las obras; cualidad que yo mismo, como autor, he podido comprobar cuando ha dirigido mis modestas composiciones, como he comprobado asimismo en él esa facultad discriminadora de lo que el compositor concibe como factores índices, fundamentales de la forma y lo que crea, en función del color armónico u orquestal, como volumen sonoro complementario, para reforzar aquella misma estructura a bien la expresión total.

Por eso en sus versiones, en general, todo aparecía bien construido y equilibrado. Y algunas de estas aludidas versiones podrían registrarse en los anales de la dirección de orquesta como acontecimientos memorables, más aún teniendo en cuenta la juventud del músico y por tanto la ausencia de pruebas reiterativas con las que la experiencia suple, a veces, en el arte a la intuición. Sólo estas últimas operaba en nuestro malogrado artista el milagro de sus aciertos”.

(Necrológica hecha en la sesión de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, enero de 1958)

Cristóbal Halffter

Compositor, director

“Enormemente impresionado escribo estas líneas, en las que quisiera reflejar no solamente mi profunda amistad hacia este hombre, que Dios, en circunstancias tan amargas, nos ha llevado, sino también mi gran admiración hacia el músico que España pierde en él. Argenta hizo posible que en Madrid hubiese una orquesta capaz de estar al lado de cualquier otra del mundo. Argenta tomó nuestra música en sus manos para elevarla siempre y darle categoría en sus versiones. Argenta nos dio, durante años, la manifestación de mayor altura de la vida musical española. En Argenta se pierde hoy a la figura más universal que España tenía desde la muerte de Manuel de Falla”.

Diario Arriba, (22 enero 1958)

Joaquín Rodrigo

Compositor

“Argenta era un director de gran raza. Pertenecía a las generaciones de hoy, herederas de aquellos que llamábamos «maestros», concepto que ellas transformaron en este otro: «conductores». Era real y auténticamente, conductor en el más ambicioso y verdadero sentido del vocablo; el que guía, el que «conduce».

La impresión de su muerte es tan tremenda que difícilmente podría referirme con cierta serenidad a su persona y a su significación musical. Conocí a Ataúlfo en sus comienzos. Creí en él desde el primer momento. La realidad no desmintió ni mis esperanzas ni el afán que él puso en sus ensueños”.

Diario Arriba, (22 enero 1958)

Javier Montsalvatge

Compositor

“Era el alta de los Festivales de Música de Granada, a los que tanto impulsó y dio cada año, con verdadero esfuerzo y honda preocupación. Y, más que nada, representaba la universalidad proyectada de España en la dirección de orquestas”.

El Alcázar (22-01-1958)